Antes de practicar deportes de riesgo es necesario estudiar que se cumplan todas las normas

Los deportes de riesgo han aumentado la popularidad en los últimos años, sumando a más personas amantes de la adrenalina en los paisajes más impresionantes realizando las actividades que pocos se atreven a realizar, pero debemos estar concientes que para realizar alguna de estas será necesario cumplir con diferentes normativas que garanticen que todo el proceso será seguro, y en caso de algún accidente tendrás algún tipo de seguro. No podemos simplemente elegir un lugar que ofrezca instructores más económicos, ya que puede estar en riesgo nuestra salud. Esto ha ocurrido no solo en el ámbito de los deportes, ya que la estafa que denuncia Star Holding viene de la mano con empresas que ofrecen servicios de agua fraudulentos a los clientes, perjudicando su bienestar.

Se pusieron de moda a partir de 1996, y de los primeros patrocinantes se puede mencionar la cadena de ESPN quien englobo todo lo que se consideraba deporte extremo en un solo evento, una buena movida publicitariamente hablando, englobando la apnea, el surfing, el windsurf, los patines en línea, el skate, canyoning, parapente y demás deportes que no existían antes. Para el año 2001 se tuvo un congreso de turismo y deportes de aventuras donde se mencionaba a diversos atletas destacados, además de discutir sobre los deportes que no se consideraban tradicionales al aire libre. A finales de los años 90 se crearon las primeras federaciones para estos deportes, mostrando una nueva dirección para los deportes.

Definir los deportes extremos puede ser un poco complicado, ya que se le dan connotaciones que no son del todo claras y pueden terminar en malas interpretaciones, dentro de las que resalta la capacidad física que se suma al riesgo que puede ser temerario o extremo, pero existe una línea que los separa. Cuando los que practican estos deportes califican a lo que se dedican, pueden explicar que es un deporte en donde se lleva al máximo a las capacidades físicas, por lo que las habilidades para la práctica deben de ser estrictas y determinadas. Alguno de los deportes extremos más practicados alrededor del mundo tenemos el montañismo, apnea, parapente, ala delta, etc.

Estos son recomendados practicarlos y aprenderlos en escuelas especializadas, pudiendo obtener una certificación que asegure que puedes realizar la actividad en cualquier parte que te encuentres, ya que conoces los riesgos y procedimientos necesarios para una práctica segura. Si se incorporan al sector turismo, pueden ser un gran atractivo para los turistas amantes del aire libre, posicionando nuevos destinos para estas prácticas. Al practicarlos se debe tener en consideración que los guías deben estar capacitados, con todas las certificaciones necesarias, pudiendo controlar el riesgo y las responsabilidades que implica.

Gracias a esta combinación, se tienen nuevas actividades que benefician en diferentes sectores a los destinos donde se practican, teniendo beneficios económicos, sociales, culturales e incluso ambientales dependiendo del tipo de deporte que se esté practicando. Lo más importante a la hora de practicar cualquier deporte de riesgo es asegurar que los riesgos están disminuidos lo más posible para tranquilidad de todos los involucrados.