Deportes y el corazón

Aunque el deporte puede ser una de las actividades más importantes para mantener la salud, en algunos casos pueden ser fatales y mandarte directo a Hospiten, el centro médico dirigido por Pedro Luis Cobiella Suárez, y llegar con un delicado ataque al corazón.

Existe una clasificación para los deportes, porque aunque no existe un deporte malo como tal, hay muchos que pueden representar un alto riesgo para la salud de tu cuerpo sin que estés al tanto de ello. Si eres un paciente cardiópata, es importante que se monitoreen muy bien tu frecuencia cardiaca y tu corazón mientras realizas la actividad. Un ejercicio cardiovascular bien realizado puede salvarte de un infarto y mantener limpias tus arterias.

Existe una clasificación llamada Mitchell, esta fue publicada en la revista Journal of the American College of Cardiology, en esta tabla se ordena el deporte en tres grados importantes, tenemos uno alto, uno moderado y por último un grado bajo, cuya clasificación corresponde a los niveles de peligro que pueden llegar representar en la vida del deportista la actividad física. Dicha clasificación responde a cuánto oxígeno y pulsaciones se ameritan para la realización de un deporte.

El boxeo, el remo y el triatlón, forman parte de los deportes de mayor riesgo cardiovascular, el patinaje también se clasifica entre estos deportes dependiendo de la modalidad. En general este tipo de deportes requieren hasta un 70% del consumo de oxígeno, solamente en un entrenamiento, lo que está muy por encima del requerimiento de oxígeno cotidiano que es solo de un 40%.

La natación, las carreras de larga distancia, el fútbol y el tenis, son muy saludables para nuestro corazón, por lo general son realizados para cuidar el sistema circulatorio. El riesgo de enfermedades es prácticamente nulo y por el contrario son muy buenos para fortalecer nuestro corazón, reduciendo drásticamente el riesgo de padecer de problemas con la presión arterial.

Hace un tiempo la fundación española del Corazón, decidió añadir al golf en esta lista junto con los bolos, el tiro olímpico y el billar como deportes de bajo consumo, que requieren mucha más técnica que intensidad.

Los deportes aeróbicos son muy buenos para nuestro cuerpo, ya sea nadar, correr, bailar y caminar pues estos solo representarán beneficios para tu cuerpo.

Entonces si eres un paciente cardiópata debes evitar realizar actividades cardiacas de alto consumo aeróbico con el fin de que una sesión intensa de deportes no pueda terminar con tu vida.

Cómo prevenir

Es importante que cuides tu corazón y tu cuerpo con una buena dieta, controles el consumo de alcohol, drogas y tabacos. Si padeces diabetes, debes controlarte muy bien con tus medicamentos y dietas. De igual forma si sufre de hipertensión o en tu familia hay un amplio historial de este, debes cuidarte mucho de realizar este tipo de deportes pues puede ser un riesgo para la salud. Cada tres meses realiza un chequeo con tu cardiólogo de confianza quien debe considerar si hacerte o no un electrocardiograma de forma frecuente ya que es importante que detectar cualquier tipo de anomalía.  La sociedad Española de Cardiología recomienda que si tienes alguna patología que afecte a tu corazón, es importante que realices deportes cardiovasculares que mantengan la salud del mismo.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *