El riesgo adictivo del motociclismo

La adicción por las motos va mucho más allá que otras opciones, pues esto puede ser potencialmente mortal, sin embargo muchos se arriesgan a vivir la experiencia. Los motociclistas son esos valientes que viven al límite y con la velocidad al máximo. Obviamente no solo se hacen cargo de la parte divertida, también deben conocer aspectos legales, como cambio de nombre de moto, leyes de las competiciones, entre otros tópicos importantes.

Uno de los deportes de riesgo más famosos es el motociclismo, el mundo de superbikes está lleno de hombres arriesgados que dejan todo tanto en la montaña, como en el circuito. En esta oportunidad conoceremos de cerca la experiencia de un ex-piloto de MotoGP quien destacó en todos los aspectos del mismo, Carlos Checa.

Nacido en Barcelona en el año 1972, Carlos es uno de lo exponentes españoles más importante del mundo de las motos, quien afirma que este es el mejor deporte de riesgo de la historia. Durante su época de gloria no solo fue el mejor de España, también se rankeaba entre los mejores del mundo. Compitió junto a grandes personajes de esta área entre lo que destacan Lorenzo y Márquez.

Pero, ¿Por qué este deporte es tan adictivo?

Lo que hace este tipo de deportes tan adictivos es la mezcla de varios factores haciendo un cóctel maravilloso que le agrega un toque diferente a tu vida. Tenemos entre estos factores que practicandolo el aburrimiento es casi nulo, porque es imposible que te aburras debido a que la adrenalina que va a recorrer tu cuerpo cuando vayas en alta velocidad haciendo.que solo liberes endorfinas y el aburrimiento sea solo un recuerdo. Otra cosa es que te mantendrás en contacto con la naturaleza, el Motociclismo tiene varias áreas entre las que destaca el motocross, una práctica de moto en la montaña y que llena de adrenalina ¿Algo mejor para sentirse vivo?

Así mismo, encontramos otro factor importantes en este cóctel y es la autoestima, este tipo de prácticas te hará sentir fuerte e invencible, que puedes lograrlo absolutamente todo y es cierto, así que nada para sentirte un Dios, que está práctica.

Carlos relata que en su experiencia, las motos son su.gran tesoro. Todo comenzó con una bici pero poco a poco descubrió que su amor venía de la mano de las motos. Durante su carrera se ha caído varias veces, y la última fue fatal para su cadera pero dice que valió la pena.

Si bien es cierto las competiciones en moto pueden ser vitalmente mortales pero vale la pena. Muchos amantes de este deporte expresan haber pasado varias temporadas en el hospital y sin embargo su único deseo era curarse rápido para volver a las pistas. Tener una vida pasiva es lo que los atormenta, por eso buscan volver a competir lo más rápido posible.

Es impresionante como la pasión de un motor puede modificar la actitud completamente de una persona, se ha demostrado que los motociclistas son mucho más felices que los que practican otros deportes ya que lo hacen por vocación y sabiendo el riesgo que corren.