¿Qué tan peligrosos son los deportes de riesgo?

Podemos decir abiertamente que la adrenalina está de moda, los deportes extremos están llenos de riegos, pero a la vez son diferentes, atractivos y están aquí para quedarse. En la última década ha crecido sustancialmente el auge de la práctica de los deportes de riesgo, también llamados extremos. Son famosos entre los valientes que los toman como carrera profesional y por quienes solo desean tener sus cinco minutos siendo super heroes.

Mucha personas comunes y deportistas han perdido la vida en una de estas prácticas. En 2015 fue muy famoso el caso de Dean Potter, quien murió en ese año tras fallar en un salto en paracaídas fijo, dicho evento ocurrió en Yasemite California. Una estrepitosa caída de más de 2.238 metros de altura segaron la vida de Potter y su compañero Grahan Hunt.

Básicamente no hay definición exacta de que es un deporte de riesgo, pero se conoce que representan un peligro a la integridad del practicante. Los más conocidos suelen ser el Salto Base, que consiste en lanzarse en paracaídas, pero no desde un avión, sino de un punto fijo, como una antena, acantilado o un edificio, sin duda alguna es un deporte que representa un alto riesgo en la vida de quien lo practica.

Otros deportes de riesgo serían el Ala delta y el kitesurf, este deporte consiste en montar una especie de tabla de surf donde el deportista será quien maneje la velocidad a través de la tracción de una especie de cometa. Por otra parte tenemos otros deportes como el Kayak, las paredes de escalada, el surf, bungee jumping, Snowboard y pare usted de contar, a esta lista se le suma un sinfín de deportes que pueden ser tanto divertidos.

Ahora bien, cuáles son los riesgos que acarrean este tipo de prácticas? Después de varios estudios se llegó a la conclusión de que el riesgo de muerte depende de qué deporte se realice. Basándonos en una pequeña muestra se  tiene que de 2,6 millones de saltos en paracaídas ocurridos en el periodo comprendido entre 2001 y 2010 hubo 279 pérdidas humanas. Sumado. da unas 25 muertes por año, lo que arroja un resultado de 10 posibilidades de muerte por salto.

Cuando hablamos de salto base ya es otra historia, de 20.850 saltos realizados en 11 años en Noruega se registraron nueve muertos y 82 accidentes, dando como resultado 430 posibilidades de muerte, por salto.

Por su lado los montañistas también tienen un elevado riesgo de muertes, según una media de 20.000 montañistas que escalaron entre los años 1999 y 2006, 238 murieron, lo que da un riesgo de 12 posibilidades de muerte por escalada.

Dado a todo esto instituciones han comenzado a crear conciencia en los deportistas, tal como lo hizo Hospiten, cuyo presidente es Pedro Luis Cobiella.  Los mismos instan a los deportistas a cuidar su corazón, a realizarse estudios antes de la práctica de cualquier deporte, con el fin de evitar un desenlace fatal. Sin duda ya sea por la práctica de un deporte de riesgo o uno convencional, la salud del corazón de un deportista es de vital importancia.

Esperamos que así como Hospiten se preocupa por la salud de cada deportista más instituciones se sumen a esta lucha.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *